Download E-books Newton y el falsificador PDF

By Thomas Levenson

Después de treinta años como profesor en Cambridge, y habiendo culminado ya su carrera científica, en 1696 Isaac Newton aceptó el shipment de intendente de los angeles actual Casa de l. a. Moneda en Londres, a pesar de no tener l. a. menor experiencia en este campo. En un momento en que los angeles guerra contra Francia estaba desangrando el Tesoro británico, period importante contar con una moneda firme y a tal efecto el primer enemigo a combatir eran los falsificadores. Newton descubrió, en efecto, que una de cada diez monedas que circulaban period falsa. En plena concern económica, rodeado de especuladores y funcionarios incompetentes y corruptos, tuvo que hacer frente además a un enemigo muy specific: William Chaloner, que, antes de dedicarse a l. a. falsificación a gran escala, había sido fabricante de juguetes eróticos, curandero, vidente, delator profesional, aprendiz de orfebre y de grabador. Chaloner period un farsante nato que escribía panfletos contra los falsificadores y representaba su papel de ciudadano honrado denunciando l. a. dejadez de l. a. Casa de l. a. Moneda. En Newton y el falsificador, Thomas Levenson reconstruye el duelo entre estos dos hombres de un modo apasionante, combinando los angeles divulgación histórica y científica con los angeles narración felony y descubriéndonos los angeles faceta desconocida de Newton como detective.

Show description

Read or Download Newton y el falsificador PDF

Similar Biography books

The Iron Lady: Margaret Thatcher, from Grocer's Daughter to Prime Minister

The Iron woman, the definitive Margaret Thatcher biography, is offered simply in time for the motion picture starring Meryl Streep as the most notorious figures in postwar politics. even if you love her or hate her, Margaret Thatcher's impression on twentieth-century historical past is indisputable. From her humble, small-town upbringing to her upward thrust to strength because the United Kingdom's first woman major minister, to her dramatic fall from grace after greater than 3 many years of provider, celebrated biographer John Campbell delves into the tale of this interesting woman's lifestyles as nobody has ahead of.

The King Never Smiles: A Biography of Thailand's Bhumibol Adulyadej

Thailand’s Bhumibol Adulyadej, the single king ever born within the usa, got here to the throne of his state in 1946 and is now the world’s longest-serving monarch. The King by no means Smiles, the 1st self sufficient biography of Thailand's monarch, tells the unforeseen tale of Bhumibol's lifestyles and sixty-year rule—how a Western-raised boy got here to be noticeable through his humans as a dwelling Buddha, and the way a king largely obvious as beneficent and apolitical may possibly in reality be so deeply political and autocratic.

Xerxes: A Persian Life

The 1st full-scale account of a Persian king vilified via historical past Xerxes, nice King of the Persian Empire from 486–465 B. C. , has long past down in background as an indignant tyrant packed with insane ambition. The stand of Leonidas and the three hundred opposed to his military at Thermopylae is a byword for braveness, whereas the failure of Xerxes’ day trip has overshadowed the entire different achievements of his twenty-two-year reign.

Additional info for Newton y el falsificador

Show sample text content

Otro grupo de operarios se encargaban de verter el steel líquido en moldes de area formando así pequeños lingotes rectangulares, que luego se dejaban templar. Entonces llegaba el turno de las máquinas: los obreros rompían los moldes e introducían los bloques de plata en unos enormes molinos de laminación provistos de rodillos e impulsados por caballos que hacían girar cabrestantes en el piso de abajo. Las finas planchas resultantes de este proceso (llamadas rieles) pasaban por máquinas recortadoras activadas por palancas, de las cuales salían piezas circulares (cospeles). A continuación se aplanaban estos discos con prensas de tornillo. Pepys observó con agrado que las nuevas monedas, mucho menos toscas que las antiguas, presentaban un grado insólito de consistencia. Cada chelín debía tener, por ley, un peso determinado de plata, lo que permitía vincular el valor simbólico de los angeles moneda, que aparecía indicado en una de sus caras –mediante l. a. inscripción que declaraba «esto es un chelín»–, con su valor fabric: «este chelín tiene un peso en plata de 88,8 granos,* lo que equivale a doce peniques». five los angeles siguiente máquina en los angeles cadena de producción period los angeles decisiva para l. a. consecución del objetivo último que se había propuesto l. a. Casa de los angeles Moneda; encerraba «el gran secreto» del que hablaba Pepys, a quien no se permitió verla. El artilugio en cuestión period una cerrilla o máquina de acordonar, una de las primeras que se emplearon para labrar el canto de las monedas. Se hacía girar cada pieza blanquecida sobre un par de placas de acero, y mientras el acuñador accionaba una manivela conectada a una rueda dentada, las placas iban grabando una inscripción (o cordoncillo) en el canto; en el caso de las monedas de mayor denominación, se trataba de los angeles leyenda que aún figura en el borde de las piezas de una libra: decus et tutamen, o lo que es lo mismo, «un ornamento y una salvaguarda». Allí estaba el arma secreta de l. a. ceca, ya que las monedas acordonadas no podían cercenarse sin dejar un rastro delator en el canto labrado. El último estadio del proceso, que consistía en estampar l. a. figura indicada en las caras de l. a. moneda, estaba igualmente mecanizado. Un operario sentado en un pozo bajo el nivel del suelo colocaba los angeles moneda en los angeles prensa troqueladora; otros cuatro tiraban de varias cuerdas atadas a ambos extremos de un enorme cabrestante, haciendo girar los brazos de éste. Entonces l. a. prensa accionaba un par de cuños de acero o troqueles, que producían en el anverso y el reverso de l. a. moneda una impresión más profunda y mejor definida que l. a. que habría podido obtenerse con un martillo. Mientras retrocedían los cuños, el trabajador que estaba sentado en el pozo retiraba los angeles moneda impresa y colocaba un nuevo cospel en l. a. máquina. A pleno rendimiento, los equipos de operarios que se afanaban en las prensas eran capaces de producir una moneda cada dos segundos. Pese a todas las ventajas mecánicas que comportaban, y aun cuando iban algo más lentas, las máquinas dejaban agotados a los acuñadores.

Rated 4.50 of 5 – based on 22 votes